11 de abril de 2017

Libertad

Recién termino de ver "13 reasons why", y no puedo parar de pensar. Mi mente es como un remolino yendo de acá para allá, trayendo cosas de mi pasado para que yo las rememore. 


Desde los diez años hasta que termine el liceo sufrí bullying casi constantemente. Algunos baches hubieron en el medio junto con algún cambio de escuela o liceo, con un cambio de amigos. Pero siempre fue igual, o distinto, con las mismas personas, o distintas. 

Siempre tuve problemas para hacer amigos, siempre me quedaba sola en el recreo, siempre me descansaban por mi ropa, mi pelo, quien me gustaba, quien no me gustaba, que hacía, que no hacía, que tenía y que no tenía. 

Siempre me descansaron por mi actitud, tan pancha, tan paloma como se decía en esa época. Tan boba. 

Y si, lo era. Era tremenda pancha, me comía los mocos básicamente. No hacía cosas que estaban mal, no me animaba. Era una cagona. 

Más de grande seguía siendo una pancha, pero una pancha puta. Que andaba con todos, que era fácil. 

Estuve con todos y todos conmigo. Después resultó que era una hija de puta porque los dejaba a todos, y hasta cague a unos cuantos. 

Aún así seguía siendo una pancha. 

Quién iba a querer ser amigo de Lucía Aranda? La pancha, fea, gorda y aparte puta?

Hoy, tengo amigos poco y nada. Me cuesta. Nunca tuve, no se como es, no se como funciona. Termino alejando a la gente. 


Una vez tuve un novio que era la persona que más amaba en este mundo. Hoy mismo, varios años después, puedo confirmar que es una de las personas que más ame en mi vida. De las que más me llego. 

No funcionamos, triste no? 

Creo que me cagó. Nunca lo voy a saber, pero eso no es lo importante. 

Simplemente no quería estar más conmigo, pasa, supongo. 

El problema es que yo lo amaba como a nada. El era mi todo, sin el no tenía nada. 

Si el me quede sin nada. 

Recordar ese momento de mi vida me hace estremecerme. Me hace sentir mal como ninguna otra cosa lo hace. 

He tenido muchos momentos feos. Pero esas semanas/meses fueron los peores que tuve en la vida. 

Fueron momentos en los que mi mente estaba encerrada en sí misma, que no podía salir de tan triste momento. 

Yo lo amaba. Lo amaba tanto que me dolió verlo irse, y verlo irse de esa manera me destrozó. Me hizo pedacitos.

Me costó mucho tiempo volver a recomponerme. Y hay veces en las que pienso que aún no estoy curada del todo. 

Aunque no se si eso va a llegar a pasar alguna vez. 

Capaz cuando te rompen el corazón tan fuerte y tan profundo estás destinado a tenerlo roto por siempre.

O capaz siempre va a quedar la cicatriz, siempre lo vas a sentir.

No se. 


15 de marzo de 2016

522

En este momento me pasa que siento mucho pero no tengo idea cómo expresarlo. Tengo como una pelota en el pecho, que siento que está ahí, que quiere salir, de esas de nervios y miedos y de no saber. Estoy asustada, o eso creo. Lo que no entiendo es por qué. Bueno, en realidad sí sé por qué, pero no entiendo cuál es el punto de que eso me asuste, porque en este preciso momento no tiene ningún sentido.
Hoy vi de lejos a esa persona que me causo mil desdichas. Hoy mi mundo se paralizó por un ratito al recordar esos sentimientos que no están nada buenos. 
Hoy hable con la persona que puede llegar a causar que esos sentimientos resurjan sobre eso mismo: si en algún momento podría llegar a pasar. Que no, que nunca va a pasar, etc. Pero, y si pasa? Yo me muero. 
Juro por dios que si hay algo en esta vida que no quiero que vuelva a pasar es ese verano de 2014. Juro por dios que dos años no son suficientes para acordarme de buena manera de ese momento, como un recuerdo fugaz o algo por el estilo. Juro por dios que me acuerdo y se me pone la piel de gallina pensar lo mal que pase ese momento de mi vida. Y es efectivamente esa la razón por la que hoy me angustio, por miedo. Porque no quiero que me vuelva a pasar. Tengo miedo, pero miedo sinsentido. Miedo a un futuro que quién sabe si va a pasar, porque no hay ni rastros a lo lejos ni a lo cerca, gracias a dios. 
Pero aún así, tengo miedo. Quiero que por una vez las cosas sean diferentes.

26 de febrero de 2016

Curucuzu

 Me da curiosidad saber si en algún momento voy a dejar de pensar en él y de extrañarlo. No es que no quiera hacerlo, todo lo contrario, quiero recordarlo siempre. Pero me pasa que se va a cumplir un año desde que se fue y yo todavía me acuerdo de él casi todos los días, y lo peor es que me acuerdo con tristeza, con nostalgia. Creo que uno de los errores más grandes que hice fue el borrar nuestra conversación de whatsapp, ahora no tengo ningún audio para poder escuchar su voz. Todavía me la acuerdo de hecho, pero sé que eventualmente me la voy a olvidar, me da tanta lastima... 
Yo me pregunto si esto pasa siempre, o uno eventualmente, con el tiempo, va dejando que las cosas se vayan de uno y deja de recordar de esta manera. Yo mínimo una vez por mes me pongo a llorar acordándome y a la vez me da rabia y me dan ganas de bajarlo del cielo para pegarle un par de piñas por ser tan estupido. No sé si es cuestión de dejarlo ir o si es algo que pasa o no tengo idea. Soy nueva en esta situación. Pasa que no me olvido de los mimos, los abrazos, las conversaciones. 
Tengo una campera y una remera de el. Siempre las uso. De hecho su campera es mi campera favorita, la uso literalmente todo el tiempo. 
Odio de las cosas cambien de un minuto a otro, sé que eso pasa, y es normal, es la vida, pero esa manera, ese minuto, ese momento. Dos segundos antes dos segundos después y todo hubiera sido distinto. 
Odio ver un mundo en el que no estás.

24 de febrero de 2016

Mc donalds

Yo me pregunto si esas amistades que perdes culpa del orgullo son esas que se dicen que son bien perdidas, esas que perderlas fue lo mejor y te hacen crecer y madurar como persona. Realmente no tengo idea si es así o no, simplemente me entro una gran nostalgia y entre a preguntarme todo esto. De verdad habrá valido la pena el orgullo? Años de amistad tiradas a la basura simplemente porque ninguno de los dos quería dar el brazo a torcer? No sé cuál será la respuesta, pero me pregunto qué hubiera pasado si alguno hubiera cedido, que hubiera sido de mi vida, de su vida, de nuestra vida. Hay cosas que quedan rondando en la cabeza de uno de por vida sin poder aclararse. Supongo esta es una de ellas.

9 de febrero de 2016

En tercera persona

No pregunten por qué. La verdad no tengo idea por qué justo hoy se me vino esto a la mente, pero saben que? Estoy agradecida de que esto ocurrió. Sabes hace cuánto tiempo no pensaba en el de la manera que lo hice hoy? Mucho. Pero acá va la parte buena: lo pensé como un recuerdo. Si, como un recuerdo feliz y triste a la vez. Pero esa es la parte más hermosa de todas, que hoy, por fin, después de casi veinte meses, me doy cuenta de que lo recuerdo, pero de buena manera, de manera feliz, de manera radiante. Como algo que hizo temblar mi mundo por unos meses y después detenerse por otros tantos más. De sufrir por nostalgia y recuerdos de ese tiempo que me hizo tan bien, y luego tan mal. Hoy lo recuerdo con amor que ya pasó, como un momento de mi vida, uno importante, que siempre va a estar presente, pero que hoy ya no me afecta.
Se terminó mirar atrás con nostalgia. 
Se termino la amargura al escuchar esa canción. 
Gracias por tanto, perdón por tan poco.
Gracias por tan poco, perdón por tanto.





11 de enero de 2016

Yo te hago crecer

Fa no tienen idea el placer que es esta playa. Nunca había estado tan al este en el Uruguay y es como re gozado apreciar que el agua puede ser caribeña (por lo transparente, porque por la temperatura te transformas en un cubito de hielo). Pero fuera de joda, es tan cristalina, tan salada, una vez que te acostumbras a helarte el cerebro disfrutas como loco del agua. 
Por cierto, les cuento que estoy re negra 🙌🏾, y negra divina, re bronceada pechocha, lo que si el sol está re matador, hoy fuimos derecho del baile a la playa (porque el baile fue una reverenda mierda porque ya no queda gente en pdd), a eso de las 8 y nos volvimos a las 11 aprox ya muriendo calcinadas, sintiéndome una panceta. 
En fin, amo el sol, la playa y arena, y amo la cumbia nueva que salió este verano que no puede más de lo buena que está.  
Me quedo sin batería, me gustaría seguir escribiendo pero tengo sueño también, así que nos veremos en otra ocasión, en otro momento, en otro raye. Prometo que cuando llegue a mdeo hago un resumen día a día de pdd, lo prometo por el puño 👊🏽




10 de enero de 2016

Yo te propongo

Cuando estás re gozado y re entretenido como que entrar a las redes sociales no te llama mucho, a menos que sea a subir y ver fotos del lugar en donde estás, para ver quién está y para que te vean donde estás. El punto es que venir a escribir en el blog mientras estoy en plena estadía en punta del diablo es algo completamente fuera de lo normal de mi parte, más aun considerando la gran cantidad de joda que estoy teniendo acá, en donde me pasó la mitad del tiempo en pedo, un cuarto durmiendo y el otro cuarto en la playa. Como que no tengo mucho tiempo para pensar en ponerme a escribir, apenas he leído y unos capítulos de mi libro. 
Pero saben cuál es el problema? Sobre qué voy a escribir. Ese es el problema, porque no tengo un problema sobre el cual explayarme, por ende este blog está tan inhóspito como el desierto del Atacama (ya sé que podría haber dicho Sahara, pero quería escribir una referencia latinoamericana, me pintaba nomas). 
Que queres que escriba? De lo bomba que la estamos pasando acá? De la tremenda joda que estamos teniendo? No le veo el punto a llenar mi espacio reflectivo con cosas que pueden apreciarse en mis otras tantas redes sociales que son, valga la redundancia, más sociales. 
Aunque sí, me encantaría que me saliera volver a escribir acá, aunque eso conlleve que cada tanto tenga que sentirme un poco mal. 
Por cierto, tremenda joda punta del diablo, me da salada lastima que el año que viene no se ponga más.



Qué no pare la fiesta y que no paren de beber!!!!